Clasificación

La constitución de un fidecomiso puede perseguir innumerables finalidades, es el vehículo ideal para estructurar jurídicamente diferentes proyectos o garantizar el cumplimiento de obligaciones.

Ordinarios:

Fideicomiso de administración.

  • Se constituye con el fin esencial de gestionar
    los bienes cedidos fiduciariamente.

Fideicomiso de garantía.

  • Se constituye con el fin de garantizar o asegurar con los bienes transferidos fiduciariamente y/o su producido, el cumplimiento de determinadas obligaciones.

Financieros:

Permite convertir activos ilíquidos en títulos valores (Certificados de Participación o Títulos de Deuda) que se monetizan mediante su colocación pública o privada. Los títulos son atendidos exclusivamente con los fondos generados por los activos fideicomitidos.

En Argentina, tradicionalmente, el financiamiento se ha canalizado a través del sistema bancario. Actualmente, ante el proceso de desintermediación financiera, los fideicomisos se presentan como la solución más adecuada tanto para inversores como para demandantes de crédito.